La estricta recompensa

Exposición individual del fotógrafo Eduardo Jiménez Román y su serie Espacios de control en Casa de la Cultural de Nuevo León – CONARTE. Del 20 de febrero al 24 de mayo del 2015.

Curaduría: Irving Domínguez

Diseño museográfico: Juan Fernando Giraldo.

Una precarización confortable
En muy pocas ocasiones, al menos en el ámbito de la fotografía mexicana contemporánea, se nos ofrece un trabajo cuya contundencia estriba en la economía de sus representaciones. La serie Espacios de control de Eduardo Jiménez Román elabora un discreto mapeo de los comedores donde los “ensambladores” u “operarios” de maquiladoras y otras empresas subsidiarias de corporativos multinacionales, localizadas en el Norte del país, toman los alimentos a los cuales tiene derecho, aunque en un dispositivo arquitectónico que recuerda las soluciones decorativas y ergonómicas de los restaurantes de comida rápida.
Si bien las especificaciones sobre funcionalidad, eficiencia e higiene respecto al manejo de grandes volúmenes de comida han dictado la configuración de estos espacios, también es innegable la presión bajo la cual estas mismas empresas someten a sus trabajadores para saciarse cuanto antes y regresen a su línea de operación en el menor tiempo posible. Irónicamente estos comedores ofrecen un amplio menú de alimentos a través de los cuales la posibilidad de elección parece ilimitada. Además de los platillos principales también hay refrescos, máquinas dispensadoras de café, golosinas varias o comida chatarra que pueden obtener con solo insertar unas monedas y presionar un botón.
Esta “abundancia” resulta una concesión tácita respecto a las principales características del empleo en dichas empresas: salarios muy bajos respecto a otras áreas de la manufactura, alta rotación de personal, jornadas de trabajo extenuantes, imposición de una cultura laboral que busca prescindir de los sindicatos o de grupos organizados de trabajadores, movilidad limitada o completamente dependiente para transportarse hasta la fuente de trabajo, pocas prestaciones efectivas para las trabajadoras y sus hijos, etcétera.
En efecto, todas esas tensiones no están presentes en estas imágenes porque dichos comedores son la punta del iceberg de un mundo laboral que está a punto de cumplir el medio siglo de establecimiento en México y del cual conocemos datos parciales, testimonios desgarradores aunque deshilvanados, estadísticas, cifras, tablas comparativas sobre sus rangos de inversión, producción y empleo, es decir, sólo fragmentos del tejido económico global al cual hemos contribuido, nos guste o no.
Lo que Eduardo Jiménez ha obtenido de su investigación pausada y subrepticia es un punto de inflexión en la intensa dinámica de estos conglomerados fabriles, un momento de calma, una suspensión de las fuerzas que animan esa maquinaria, para observar la desnudez de un sistema administrativo denominado trabajo justo antes de cumplir su función y facilitar el comienzo en la siguiente fase de las metas de producción.
Cuando alguno de nosotros entra a una “tienda de conveniencia”, compra un electrodoméstico digital, adquiere un Smartphone o paga el enganche del automóvil último modelo, hace exactamente lo mismo, contribuye voluntariamente con el funcionamiento de la enorme red de corporaciones que lideran la economía mundial. Bien lo dice el refrán: “Nadie sabe para quién trabaja”.

Irving Domínguez
Enero del 2015, Ciudad de México, antigua zona de maquiladoras.

Agradecimientos: Ana Cervantes, Laura Pacheco, María Belmonte y a todo el equipo de montaje de la Casa de Cultura de Nuevo León; Andrés Villagómez.

Registro de Antero Escandón e Irving Domínguez.

Reseñas:

Xavier Moyssén

Rocío Cárdenas Pacheco

webflyer

mampara de presentación

statement

lobby

1a sala

acceso segunda sala

recorrido segunda sala

sobre la industria maquiladora

Inversión de empresas multinacionales en México

segunda sala

testimonios

primer piso

1er fotomural

2do fotomural

3er fotomural

sección final

INEGI

INEGI 2

Gracias

Anuncios

La búsqueda del enemigo interno

“>


img_1661.jpg


La búsqueda del enemigo interno es fruto de las sesiones de trabajo de cinco artistas jóvenes que se reúnen semanalmente en los estudios de Oficina de arte desde septiembre del 2014. Se trata de un dispositivo de creación que puede ser descrito rápidamente como una exhibición colectiva, pero ello eliminaría sus matices. La conjunción de propuestas individuales está conectada por la necesidad de ejercitarse a partir de los conceptos que gatillaron la propuesta: invasión y ocupación. Del primero se desprende una noción que describe la ocupación violenta de un territorio, la toma por la fuerza de un espacio considerado propiedad de una comunidad o bajo el control de un órgano de gobierno.


img_1628.jpg

Allan Villavicencio – Huésped Depredador. Cartón reciclado, cintas de embalaje, luz negra.


Las calles aledañas al edificio que alberga la Oficina de arte constituyen una de las zonas de mayor tráfico comercial formal e informal de la Ciudad de México. Todos los días suceden batallas para captar la atención de los clientes potenciales; o transportar la mercancía; o asegurar el espacio de banqueta en el cual se despliega el changarro (hay varios tipos: desde el que vende comida hasta aquel donde puede comprarse a un precio ligeramente menor el mismo producto exhibido en la vitrinas de los locales dispuestos en ambas aceras de la misma calle); y negociar con las autoridades la permanencia en ese margen donde la ilegalidad se tolera porque genera una plusvalía que raya en similitudes con el comportamiento de las antiguas organizaciones sindicales alineadas a los intereses de los viejos operadores políticos del régimen federal, que aún protagonizan la escena legislativa.


img_1737.jpg

Vista de la exposición con piezas de Francisco Muñoz y Cecilia Barreto.


Invadir, en esta ciudad, es un acto político que debe ser acometido todo los días porque su reiteración, si bien no asegura la supervivencia, afina los mecanismos de negociación para obtener acuerdos favorables. Invadir implica tergiversar una lógica sobre el uso de un espacio delimitado, seguramente acordado bajo cierto marco legal o el mero acuerdo colectivo. Conlleva la imposición de otras voluntades sobre el comportamiento del lugar y al hecho de que los usos originales del mismo no se desplazan, quedan yuxtapuestos a los nuevos, cerrando una trama donde la participación de una nueva subjetividad debe estar premeditada para lograr su precisa inserción en la cadena de negociaciones de la cual participará.


img_1726.jpg

Cecilia Barreto – Ignite your ambition. Intervención pictórica, vinil recortado, fotografías intervenidas y dibujos al carbón.

img_1643.jpg

Cecilia Barreto – Ignite your ambition. Intervención pictórica, vinil recortado, fotografías intervenidas y dibujos al carbón.

img_1649.jpg

Cecilia Barreto – Ignite your ambition. Intervención pictórica, vinil recortado, fotografías intervenidas y dibujos al carbón.


La búsqueda… alude a la informalidad de los mecanismos que aseguran la ganancia del territorio por parte del invasor. Pero cuando dicha estrategia ha logrado una inserción duradera, saliendo de su carácter transitorio, puede entonces denominarse ocupación. Una de sus consecuencias palpables es la modificación del tránsito en el espacio tomado, así como alteración de una arquitectura dada, ya sea anexándose, cancelando accesos, creando múltiples compartimientos para fines diversos y de uso simultáneo, o utilizando como fachada una actividad comercial muy distinta de la que realmente se ejerce.

IMG_1731

Hugo Robledo – Especulación inmobiliaria. Materiales diversos comprados en las calles circundantes a Oficina de arte, apilados y mantenidos en equilibrio sin adhesivo alguno.

IMG_1728

Hugo Robledo – Especulación inmobiliaria. Materiales diversos comprados en las calles circundantes a Oficina de arte, apilados y mantenidos en equilibrio sin adhesivo alguno.


Atendiendo a dicha estrategia podemos deducir que la ocupación esculpe el espacio, y potencializa para su explotación, lugares que no fueron concebidos para el uso que actualmente tienen. La presente exhibición es resultado de una alteración de uso sobre un interior arquitectónico ahora dispuesto como plataforma de interacción con obras donde se juega con materiales y construcciones que remiten a la parafernalia que caracteriza la toma cotidiana de los espacios públicos que transitamos. Ahí donde el “invasor” se ha vuelto nuestro vecino, del cual ya somos clientes y quien desde su trinchera atestigua nuestro febril recorrido para desempeñar otras batallas, las cuales quizá nos permitan conquistar esos espacios que deseamos denominar en un futuro cercano como nuestros.

Irving Domínguez, Iztapalapa, D. F.

La búsqueda del enemigo interno es la primera fase de un ciclo de exhibiciones planteadas por el Taller de los miércoles, conformado por Cecilia Barreto, Francisco Muñoz, Hugo Robledo, Juan José Soto y Allan Villavicencio.

Esta exposición se presentó en Oficina de arte del 6 al 15 de febrero del 2015.

Registro de montaje: Taller de los miércoles.

Entrevista sobre la expo: http://gastv.mx/entrevista-taller-de-los-miercoles/

Reseña de Jorge Gómez del Campo:

http://jorgegomezdelcampo.blogspot.mx/2015/03/nuestro-peor-enemigo.html

Sitio web del Taller de lo miércoles: http://tallerdelosmiercoles.tumblr.com/

IMG_1641

Juan José Soto – Estado de Naturaleza (Hobbes). Planchas de unicel, concreto, tubo de LED, espuma de poliuretano, cubeta con pintura automotiva.

 

IMG_1733

Francisco Muñoz – intervención a sitio específico. Cimbra, capitel de concreto, cemento y piedra traída de La Malinche, Tlaxcala.

 

El mundo soslayado: Salvador Novo y el Centro Histórico (1917 – 1924)

En 2005 Juan Carlos Bautista me invitó a realizar una visita guiada por las calles del Centro Histórico de la Ciudad de México donde Salvador Novo había vivido su juventud, como parte de las actividades de la entonces Semana Cultural Lésbica Gay que ha cesado y dado paso al Festival Internacional de la Diversidad Sexual.

El punto de partida fue La estatua de Sal (prólogo de Carlos Monsiváis, México, Dirección General de Publicaciones del Conaculta, 1998) las memorias lúbricas de este quimérico escritor mexicano.

Para aquella ocasión publiqué un texto con una reflexión que cruzaba algunos pasajes del libro con algunas imágenes provenientes de la Fototeca de la Coordinación de Monumentos Históricos del INAH, lo más cercanas posibles al periodo referido en el ensayo, 1917 – 1924, o ubicando direcciones precisas a través de documentos fotográficos.

El mundo soslayado. Salvador Novo y el Centro Histórico (1917 – 1924) tuvo un tiraje de mil ejemplares de distribución gratuita. La publicación fue posible gracias a la invaluable ayuda de Rodolfo Martínez e Iván Vásquez, quienes cuidaron la edición.

Gracias también a la investigadora Gina Rodríguez, quien hizo eco de la propuesta cuando trabajaba en la Fototeca de Monumentos Históricos del INAH, y a su equipo de colaboradores en aquel entonces.

La publicación de 6 páginas  esta aquí, escaneada, para su consulta:

https://drive.google.com/file/d/0B3RDh–FrNkZYzQxYTdkOTYtMjViOS00Mzk2LWFiNmYtM2E4M2UzNzcwYzI5/view?usp=sharing 

A continuación presento algunas notas de periódico generadas a partir de la visita guiada.

Milenio Diario 2005

Diario Monitor 2005

Diario Monitor 2005 interiores

Textos en línea del 2014

Dejo las ligas a dos textos escritos y publicados durante el 2014. Aunque parezca menor la proporción respecto al año pasado, otros textos realizados durante el 2014, y el 2013, fueron publicados en libros de los cuales daré cuenta en nuevas entradas:

Texto sobre la Residencia IDARTES – Taller Multinacional de Santiago Calderón y su proyecto : Reglas de comportamiento en el combate

http://www.circuloa.com/no-es-lo-mismo-no-es-mas-barato-gratis-y-nunca-se-comporta-igual-texto-de-irving-dominguez-sobre-la-residencia-de-santiago-calderon-en-mexico-df

NO-ES-LO-MISMO-702x336

Alucarda o La Incesante Posesión (In memoriam Axel Velázquez):

http://panico.com.mx/alucarda-o-la-incesante-posesion/

Publicado originalmente en la revista Pánico (nº 15) /GXXXRL (nº Cero)

alucarda

Galería Kahlo Coronel, Ciudad de México, 1986 – 1991

“Galería Kahlo Coronel, Ciudad de México, 1986 – 1991”

Publicada en Desde aquí. Contexto e internacionalización, Gerardo Mosquera (editor), La Fábrica, Madrid, 2012.

Originalmente presentada como ponencia en la 3a edición del Encuentro de Críticos e Investigadores de Trasatlántica-PhotoEspaña en Valparaíso, Chile, noviembre 2011.

Ponencia en versión PDF: Galeria Kahlo Coronel 1986 1991

desde aqui portada