Archivo de la etiqueta: Cecilia Barreto

Fabulas sin moraleja: El desbordamiento de la corrupción en México

En México la corrupción se ha normalizado. Todos los días periodistas y agencias informativas destapan un nuevo caso. Sus protagonistas pertenecen a las realidades excepcionales de nuestra vida social: familiares de élites políticas; integrantes de las élites empresariales; miembros de cuerpos administrativos, especializados en la gestión de recursos billonarios en obras públicas, quienes las realizan durante la gestión de uno o varios funcionarios en cualquiera de los niveles de gobierno (municipal, estatal o federal); intermediarios de servicios que esas obras requieren, así como otros agentes ocultos a la opinión pública por el gris de la vida burocrática.

Esa transgresión, al parecer, termina por blindarlos. Quienes perpetran la corrupción eluden hábilmente la crítica, son inmunes ante el regaño moral y la exigencia ética, incluso parecen estar a prueba de la efectiva impartición de la justicia al infringir la ley. En efecto, se denuncia, a veces se ordenan investigaciones, en contadas ocasiones los perpetradores son procesados y excepcionalmente algunos terminan por cumplir una condena impuesta por un juez.

El combate institucional hacia la corrupción ha sido claramente insuficiente. Desde la sociedad civil un buen número de organizaciones no gubernamentales ha destinado buena parte de su vocación a reportar, monitorear y evaluar cómo nos impacta el problema. Han emitido recomendaciones, pulido metodologías, editado publicaciones para comprender la magnitud del reto… Vivimos inmersos en un sistemático latrocinio que impide el desarrollo social, obstruye las posibilidades de un crecimiento económico sostenible y genera una violencia estructural. Éstos y muchos otros efectos perjudiciales de la corrupción están comprobados, sin embargo, el engranaje de esa fuerza sigue su marcha e incluso parece acelerarse, diversificarse y expandirse de manera incontrolable. Nada parece mitigarla.

Estamos anegados por los efectos de la corrupción, a tal punto que hasta parece válido integrarlo al relato identitario de la nación. Es a partir de la necesidad de reflexionar sobre sus implicaciones que se desata esta muestra. No es una antología de casos, ni una lista de denuncias. Acaso trata de ofrecer al proceso artístico como una estrategia para ganar profundidad en el análisis y colaborar en la traducción de lo mucho que se pierde en ese juego perverso de tomar el dinero ciudadano para beneficiar a los intereses de unos cuantos.

El objetivo primordial es fomentar el imaginario crítico en torno a la corrupción para cuestionar y discutir las medidas que se han implementado para combatirla*. Lo anterior a través de la muestra en sí y de una serie mesas redondas en las que participaron distintas agrupaciones, analistas e investigadores especializados.

*Un ejemplo de ello es el Sistema Nacional Anticorrupción que comenzaría a funcionar en su totalidad a partir del 17 de julio del 2018. No obstante, existen Estados de la República que no han dado un solo paso para establecer los mecanismos indispensables para la implementación del Sistema.

Lista de artistas participantes:

Julieta Aguinaco, Carlos Aguirre, Benjamín Alcántara, Cecilia Barreto,
 Jeannette Betancourt, Antonio Bravo,  Edgar Cobián, Deriva.mx, Abraham González Pacheco, Jesús Jiménez, Los Macuanos, Víctor Sulser, Isaac Torres,  Fondo para la Construcción Moral.

Curaduría: Irving Domínguez y Víctor Palacios

Muestra colectiva presentada en la sala 5 “Nacho López” de Casa del Lago, Coordinación de Artes Visuales – Difusión Cultural, UNAM, del 11 de octubre del 2017 al 11 de febrero del 2018. 

La muestra estuvo conformada por un centro de documentación, una interfase audiovisual, un álbum de música, mesas informativas que incluyeron obra de los artistas participantes, así como piezas comisionadas y una selección de obra previamente realizada por los mismos. 

Toda la documentación en sala es cortesía de Casa del Lago, UNAM, con un agradecimiento especial a David Zamorano. 

Jeannette Betancourt (Nueva York, 1959), Rueda, barajas francesas modificadas, 2017.

A través de una referencia lúdica, la obra plantea un reflexión sobre los efectos de la corrupción en los distintos ecosistemas del territorio nacional. Ya sea por desmedida explotación de sus recursos, la construcción de grandes complejos turísticos o la contaminación, lo daños han sido continuos e incluso denunciado en flagrancia. Las consecuencias en la mayoría de los casos son irreversibles. Betancourt busca entrecruzar su reflexión plástica sobre la naturaleza con la agresión de que la disminuye: ¿En cuál medida la naturaleza refleja el grado de deterioro ético de una sociedad?

Victor Sulser (Jalisco, 1970), Serie Chivo expiatorio, Tinta china, grafito, acrílico, gouache y collage sobre papel, madera y tela montados sobre paneles de aglomerado, 2017

La traducción iconográfica de giros idiomáticos y las expresiones de la cultura urbana mexicana han sustentado en los últimos años las series de pintura y gráfica del artista. A través de una mezcla provocadora, Sulser provee de un imaginario renovado de la picaresca, resultado de la frustración y la resignación que moldea la vida ciudadana de los mexicanos, quienes hemos aprendido a sobrellevar los estragos de la inequidad, la violencia y la exclusión. El título de la serie hace referencia a la acción de culpara un individuo de un hecho que en realidad es responsabilidad de una colectividad. 

Cecilia Barreto (Ciudad de México, 1985), Inmensurable
madera de pino con cubierta de MDF, láminas de acrílico cortadas por láser y audio, 2017

Esta pieza retoma el diseño de los señalamientos que anuncian las distintas fases de construcción del Viaducto Bicentenario en el Estado de México. La infraestructura ha estado a cargo de la constructora española Obrascón, Huarte, Laín S. A., mediante licitaciones públicas obtenidas con irregularidades. La empresa OHL ha estado envuelta, responsable de todo el proyecto, ha estado envuelta en acusaciones durante los últimos años debido a las acusaciones por el soborno de funcionarios, y así beneficiarse de importantes obras públicas. La escultura incorpora gráficas sobre los días en los cuales las acciones de dicha empresa presentaron incrementos sorprendentes en la Bolsa Mexicana de Valores, fechas que coinciden con las elecciones para gobernador en el Estado de México durante los últimos once años. 

Cecilia Barreto (Ciudad de México, 1985), Inmensurable, Madera de pino con cubierta de MDF, láminas de acrílico cortadas por láser y audio, 2017.

Carlos Aguirre (Guerrero, 1948), Mexicorrupto, Instalación, 2017.

Carlos Aguirre (Guerrero, 1948), Mexicorrupto, Instalación: paneles de aglomerado, impresión digital (en papel y papel fotográfico), vinil, lápiz, pintura en aerosol y grafito, 2017.

Fondo para la Construcción Moral, ejercicio colectivo de estudiantes de la ENPEG La Esmeralda (INBA), 2017

Ficción de una sociedad sin fines de lucro que buscó replicar el discurso de distintas organizaciones de lucha contra la corrupción en México. Además de la obra plástica, repartieron entre el público impresos informativos, pines y papelería con el logotipo de la organización.

Benjamín Alcántara (Ciudad de México, 1969), La despensita, video monocanal con audio, 2008

Entre octubre y noviembre del 2007 el 80% del Estado de Tabasco se inundó. La tragedia fue resultado de la convergencia de distintas variables: fuertes precipitaciones, deforestación de las selvas tropicales y un manejo inadecuado de las presas hidroeléctricas que regulan los principales ríos de la región. Las inundaciones desplazaron a cerca de 20 mil habitantes, mientras un millón más sufrió daños en sus viviendas y tierras de cultivo. El Gobierno Federal envío ayuda y aplicó una exención fiscal extraordinaria al Estado. El entonces gobernador, Andres Granier, aprovecho el apoyo de alimentos para limpiar su “imagen” ante la opinión pública debido a la pobre reacción de su administración. En 2013 Granier fue procesado penalmente bajo los cargos de corrupción y malversación de recursos públicos. 

Benjamín Alcántara (Ciudad de México, 1969), La despensita, 2008.

Antonio Bravo (Ciudad de México, 1983), Correlación de fuerzas – Presunta complicidad, cemento, madera, paja y tierra + dibujos y mapas mentales, 2017

Esta obra es el resultado de un largo trabajo de campo que el artista realizó durante un semestre en distintas localidades de los Estados de Puebla, de México y la Ciudad de México. Entrevistó a varios funcionarios públicos y profesionistas de distintas ramas para averiguar su postura ante la corrupción local y en su ámbito laboral. Lejos de llegar a un resultado descriptivo, con carácter de denuncia, Bravo produjo un zócalo de tierra, paja y cemento que abstrae su experiencia ante las respuestas de sus interlocutores: ¿Qué forma tiene la corrupción?, ¿hasta qué punto podemos analizarla de modo objetivo e imparcial? La intención de la obra es transitarla y elegir una de las dos superficies o ambas, es decir, darnos cuenta que estamos muy implicados en toda esta problemática. 

Isaac Torres, (Ciudad de México, 1982), Panteón mexicano de la corrupción, placas de latón impresas con serigrafía, 2017

Esta serie de esquelas describe de manera sintética una decena de acontecimientos relacionados con actos de corrupción. Torres genera una obra que funge como homenaje a las víctimas, un memorial, a la vez que despliega  un panorama de omisiones y fallas sistemáticas relacionadas con actos de corrupción, los cuales han ocasionado la muerte de miles de ciudadanos en nuestro país.

Jesús Jiménez (Michoacán, 1978), Sí, merezco abundancia, libro de artista y registro en video, 2017

En febrero del 2017, mientras el ex gobernador del Estado de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, se encontraba prófugo, la Fiscalía General de aquel Estado incautó una bodega con bienes personales. Uno de los objetos que llamaron la atención de los medios masivos de comunicación fue una libreta de la marca Mont Blanc que pertenece a su esposa, Karime Macías, en la que estaba escrita en repetidas ocasiones la frase afirmativa “Sí merezco abundancia”. Jiménez reproduce la acción en una libreta de la misma marca y documenta el gesto. Así, liga un acto fundacional del arte conceptual con el sarcasmo que inspiran las motivaciones aspiracionales detrás de cada acto de corrupción. A pesar de su candidez, la declaración revela una ambición desmedida e implacable. 

Jesús Jiménez (Michoacán, 1978), Sí, merezco abundancia, libro de artista y registro en video, 2017

Abraham González Pacheco (Estado de México, 1989), Monopolítico, Intervención gráfica: grafito, acrílico y talla directa con lijas, 2017

Este mural recrea los sitios arqueológicos de Malinalco y Teotenango del Estado de México. Reconfigura con suspicacia e ironía un paisaje explotado por el uso político del pasado prehispánico y la implementación de programas federales que buscan resguardar la riqueza cultural de ciertas localidades, a la vez de explotarlas turísticamente con iniciativas como la de los Pueblos Mágicos (2007 a la fecha). Los representantes de los poderes locales suelen utilizar dicha herencia cultural para manipular a su favor la historia. En el dibujo se subraya la continuidad de esta tendencia que produce una retórica sustentada en la constante recuperación de un legado cuya trascendencia raya en lo metafísico. 

Los Macuanos, Epílogo, Nacional Records, 2017

Banda establecida en Tijuana, integrada por Moisés Horta y Moisés López, a quienes luego se sumó Reuben Torres. Son considerados los pioneros del subgénero Ruidosón, una combinación de beats tropicales, música popular del Noroeste de México y techno crudo. Epílogo sintetiza su experiencia de vivir en la Ciudad de México, así como la atmósfera de violencia y las condiciones de desigualdad que se han incrementado en todo el país desde el 2006. Un álbum con un tono claramente instrumental salpicado por samples tomados de grabaciones provenientes de protestas, señales de radiocomunicaciones interferidas, además de otros efectos generados en el estudio. Su presencia en la muestra lo sugiere como el soundtrack adecuado para nuestros tiempos.

Edgar Cobián, El otro es uno mismo, lápiz de color y tinta sobre papel, 2016

Esta serie delínea un conjunto de individuos grotescos de los cuales emanan fluidos desde distintos puntos del cuerpo. La exacerbada gestualidad y los miembros hinchados pueden ser leídos como metáfora de una sociedad enferma por la corrupción. Los dibujos se ligaron a una problemática actual: el tráfico y venta de combustible robado. Las tomas clandestinas que permiten esta actividad han aumentado de manera exponencial en el último sexenio, lo cual ha recrudecido el enfrentamiento entre miembros de las fuerzas armadas, las policías estatales y federales contra los ciudadanos que infringen la ley con esta práctica que les ha granjeado un nombre específico: huachicoleros

http://edgarcobian.blogspot.com/2017/08/bucle.html 

Noticiero Deriva.Mx

Vista de la instalación Noticiero DerivaMx, del colectivo Deriva.Mx,
2017. Registro de Pablo Somonte (Twitter)

/http://deriva.mx/noticiero/h

http://deriva.mx/noticiero/NoticieroDERIVA_pdf.pdf

http://deriva.mx/

Prensa: reportajes y reseñas

Reportaje de Sonia Ávila en el periódico Excélsior, 11 de octubre del 2017, sección Expresiones, página 6.

https://www.excelsior.com.mx/periodico/flip-expresiones/11-10-2017/portada.pdf 

http://www.gaceta.unam.mx/20171030/fabulas-sin-moraleja-muestran-la-corrupcion/ 

https://www.latempestad.mx/corrupcion-arte/ 

Recorrido en video realizado por un visitante, noviembre del 2017

Anuncios

Artificios de disuasión

Sobre los artificios para la disuasión

En una entrevista realizada por Benjamin H. D. Buchloch a Gabriel Orozco (1998), mientras discutían sobre el significado de lo político en la producción del artista, éste declara su escepticismo hacia el “modelo de la especificidad de sitio. Es problemático. Trabajar para el contexto puede ser muy demagógico.”*

Si bien Orozco reflexiona sobre su condición de extranjería al incorporar elementos materiales sumamente habituales para los habitantes del país donde realizó ciertas piezas, los cuales adquieren una significación distinta al ser traducidos por su proceso, la afirmación resulta interesante porque motiva ciertas preguntas acerca de la instalación y la obra para sitio específico que sigue realizándose en el contexto de museos, galerías y otros espacios institucionales asignados para la promoción del arte contemporáneo.

Para comenzar, ¿qué tan pertinente es tratar a un espacio arquitectónico sujeto a las reglas del cubo blanco como “sitio específico”? ¿Es verdad, entonces, que el cubo blanco es un espacio que aniquila toda posibilidad de establecer vínculos con el contexto inmediato? ¿Qué tal si la arquitectura que contiene al espacio de exhibición, entendida como uno más de los escenarios urbanos donde se establecen relaciones jerarquizadas, en constante negociación o francamente opuestas, es el tópico sobre el que se desea reflexionar a través de la representación artística?

En su segunda exhibición conjunta los integrantes del Taller de los miércoles han decidido jugar con la instalación y la intervención como recursos emanados de sus discusiones acerca de la pintura cual vehículo de lecturas críticas. Así, las obras desplegadas por cada autor en la galería de La Esmeralda – ENPEG permitirán verificar como han ejercitado sus posicionamientos ideológicos a través de materiales recuperados, piezas originales y alusiones a la historia de la arquitectura, la historia del arte, así como al muy convulso pasado reciente de nuestro país.

* “Benjamin H. D. Buchloch entrevista a Gabriel Orozco en Nueva York” en Textos sobre la obra de Gabriel Orozco, Turner – CONACULTA, México, 2005.

Irving Domínguez, curador de la muestra.

Artificios de disuasión es la segunda de un ciclo de muestras planteadas por el Taller de los miércoles, conformado por Cecilia Barreto, Francisco Muñoz, Hugo Robledo, Juan José Soto y Allan Villavicencio.

Se presentó del 16 de abril al 14 de mayo en la galería de la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado – “La Esmeralda” (INBA), Centro Nacional de las Artes, Ciudad de México.

Registro de montaje: Taller de los miércoles.

Agradecimientos: Luis Mario Vivanco, Coordinación Nacional de Teatro – INBA

GASTV

Rafael Izquierdo.

Reseñas y entrevista:

Sandra Sánchez

Entrevista de Natalia Lara


Barreto 1

Cecilia Barreto. La potencia de la derrota. Pintura en aerosol, fotografías intervenidas con cloro, acrílico y pintura en aerosol, tela quemada, vinil autoadherible.

Barreto

Cecilia Barreto. La potencia de la derrota. Pintura en aerosol, fotografías intervenidas con cloro, acrílico y pintura en aerosol, tela quemada, vinil autoadherible.

Muñoz-

Francisco Muñoz. No hay señal de vida en éstas esquinas de piedras mutiladas. Instalación: cimbra, concreto vaciado, cemento, clavos, cartón impermeabilizado.

FM2

Francisco Muñoz. No hay señal de vida en éstas esquinas de piedras mutiladas. Instalación: cimbra, concreto vaciado, cemento, clavos, cartón impermeabilizado

mutiladas-3.jpg

Francisco Muñoz. No hay señal de vida en éstas esquinas de piedras mutiladas. Instalación: cimbra, concreto vaciado, cemento, clavos, cartón impermeabilizado

Robledo

Hugo Robledo. Licencia de demolición. Instalación: acrílico sobre tela + escultura a partir de materiales recuperados, pintura vinílica.

Soto3

Juan José Soto. De la serie Estado de Naturaleza (Hobbes). Instalación: escultura en materiales industriales, reproducción en acetato, proyector de acetatos.

Soto2

Juan José Soto. De la serie Estado de Naturaleza (Hobbes). Instalación: escultura en materiales industriales, reproducción en acetato, proyector de acetatos.

Villavicencio.

Allan Villavicencio. Aquellos de los que no hablamos. Intervención a sitio específico: acrílico sobre tela + lamparás LED de color, materiales recuperados y elementos de escenografía, malla de gallinero y otros elementos acumulados.

Artificios de disuasion institucional

La búsqueda del enemigo interno

“>


img_1661.jpg


La búsqueda del enemigo interno es fruto de las sesiones de trabajo de cinco artistas jóvenes que se reúnen semanalmente en los estudios de Oficina de arte desde septiembre del 2014. Se trata de un dispositivo de creación que puede ser descrito rápidamente como una exhibición colectiva, pero ello eliminaría sus matices. La conjunción de propuestas individuales está conectada por la necesidad de ejercitarse a partir de los conceptos que gatillaron la propuesta: invasión y ocupación. Del primero se desprende una noción que describe la ocupación violenta de un territorio, la toma por la fuerza de un espacio considerado propiedad de una comunidad o bajo el control de un órgano de gobierno.


img_1628.jpg

Allan Villavicencio – Huésped Depredador. Cartón reciclado, cintas de embalaje, luz negra.


Las calles aledañas al edificio que alberga la Oficina de arte constituyen una de las zonas de mayor tráfico comercial formal e informal de la Ciudad de México. Todos los días suceden batallas para captar la atención de los clientes potenciales; o transportar la mercancía; o asegurar el espacio de banqueta en el cual se despliega el changarro (hay varios tipos: desde el que vende comida hasta aquel donde puede comprarse a un precio ligeramente menor el mismo producto exhibido en la vitrinas de los locales dispuestos en ambas aceras de la misma calle); y negociar con las autoridades la permanencia en ese margen donde la ilegalidad se tolera porque genera una plusvalía que raya en similitudes con el comportamiento de las antiguas organizaciones sindicales alineadas a los intereses de los viejos operadores políticos del régimen federal, que aún protagonizan la escena legislativa.


img_1737.jpg

Vista de la exposición con piezas de Francisco Muñoz y Cecilia Barreto.


Invadir, en esta ciudad, es un acto político que debe ser acometido todo los días porque su reiteración, si bien no asegura la supervivencia, afina los mecanismos de negociación para obtener acuerdos favorables. Invadir implica tergiversar una lógica sobre el uso de un espacio delimitado, seguramente acordado bajo cierto marco legal o el mero acuerdo colectivo. Conlleva la imposición de otras voluntades sobre el comportamiento del lugar y al hecho de que los usos originales del mismo no se desplazan, quedan yuxtapuestos a los nuevos, cerrando una trama donde la participación de una nueva subjetividad debe estar premeditada para lograr su precisa inserción en la cadena de negociaciones de la cual participará.


img_1726.jpg

Cecilia Barreto – Ignite your ambition. Intervención pictórica, vinil recortado, fotografías intervenidas y dibujos al carbón.

img_1643.jpg

Cecilia Barreto – Ignite your ambition. Intervención pictórica, vinil recortado, fotografías intervenidas y dibujos al carbón.

img_1649.jpg

Cecilia Barreto – Ignite your ambition. Intervención pictórica, vinil recortado, fotografías intervenidas y dibujos al carbón.


La búsqueda… alude a la informalidad de los mecanismos que aseguran la ganancia del territorio por parte del invasor. Pero cuando dicha estrategia ha logrado una inserción duradera, saliendo de su carácter transitorio, puede entonces denominarse ocupación. Una de sus consecuencias palpables es la modificación del tránsito en el espacio tomado, así como alteración de una arquitectura dada, ya sea anexándose, cancelando accesos, creando múltiples compartimientos para fines diversos y de uso simultáneo, o utilizando como fachada una actividad comercial muy distinta de la que realmente se ejerce.

IMG_1731

Hugo Robledo – Especulación inmobiliaria. Materiales diversos comprados en las calles circundantes a Oficina de arte, apilados y mantenidos en equilibrio sin adhesivo alguno.

IMG_1728

Hugo Robledo – Especulación inmobiliaria. Materiales diversos comprados en las calles circundantes a Oficina de arte, apilados y mantenidos en equilibrio sin adhesivo alguno.


Atendiendo a dicha estrategia podemos deducir que la ocupación esculpe el espacio, y potencializa para su explotación, lugares que no fueron concebidos para el uso que actualmente tienen. La presente exhibición es resultado de una alteración de uso sobre un interior arquitectónico ahora dispuesto como plataforma de interacción con obras donde se juega con materiales y construcciones que remiten a la parafernalia que caracteriza la toma cotidiana de los espacios públicos que transitamos. Ahí donde el “invasor” se ha vuelto nuestro vecino, del cual ya somos clientes y quien desde su trinchera atestigua nuestro febril recorrido para desempeñar otras batallas, las cuales quizá nos permitan conquistar esos espacios que deseamos denominar en un futuro cercano como nuestros.

Irving Domínguez, Iztapalapa, D. F.

La búsqueda del enemigo interno es la primera fase de un ciclo de exhibiciones planteadas por el Taller de los miércoles, conformado por Cecilia Barreto, Francisco Muñoz, Hugo Robledo, Juan José Soto y Allan Villavicencio.

Esta exposición se presentó en Oficina de arte del 6 al 15 de febrero del 2015.

Registro de montaje: Taller de los miércoles.

Entrevista sobre la expo: http://gastv.mx/entrevista-taller-de-los-miercoles/

Reseña de Jorge Gómez del Campo:

http://jorgegomezdelcampo.blogspot.mx/2015/03/nuestro-peor-enemigo.html

Sitio web del Taller de lo miércoles: http://tallerdelosmiercoles.tumblr.com/

IMG_1641

Juan José Soto – Estado de Naturaleza (Hobbes). Planchas de unicel, concreto, tubo de LED, espuma de poliuretano, cubeta con pintura automotiva.

 

IMG_1733

Francisco Muñoz – intervención a sitio específico. Cimbra, capitel de concreto, cemento y piedra traída de La Malinche, Tlaxcala.